jueves, 3 de mayo de 2018

Preguntaron a Rumi

Maestro espiritual persa del S. XIII:



¿Qué es el veneno?

- Cualquier cosa más allá de lo que necesitamos es veneno. Puede ser el poder, la pereza, la comida, el ego, la ambición, el miedo, la ira, o lo que sea ...

¿Qué es el miedo?
- La no aceptación de la incertidumbre. Si aceptamos la incertidumbre, se convierte en aventura.

¿Qué es la envidia?
- La no aceptación de la bienaventuranza en el otro. Si lo aceptamos, se torna en inspiración.

¿Qué es la ira?
- La no aceptación de lo que está más allá de nuestro control. Si aceptamos, se convierte en tolerancia.

¿Qué es el odio?
- La No aceptación de las personas como son. Si las aceptamos incondicionalmente, a continuación, se convierte en amor.

¿Qué es la madurez espiritual?
1. Es cuando se deja de tratar de cambiar a los demás y nos concentramos en cambiarnos a nosotros mismos.

2. Es cuando aceptamos a las personas como son.

3. Es cuando entendemos que todos están acertados según su própia perspectiva.

4. Es cuando se aprende a "dejar ir".

5. Es cuando se es capaz de no tener "expectativas" en una relación, y damos de nosotros mismos por el placer de dar.

6. Es cuando comprendemos que lo que hacemos, lo hacemos para nuestra propia paz.

7. Es cuando uno deja de demostrar al mundo lo inteligente que se es.

8. Es cuando dejamos de buscar la aprobación de los demás.

9. Es cuando paramos de compararnos con los demás.

10. Es cuando se está en paz consigo mismo.

11. La madurez espiritual es cuando somos capaces de distinguir entre "necesidad" y "querer" y somos capaces de dejar ir ese querer ... Por último y lo más importante:

12. Se gana la madurez espiritual cuando dejamos de anexar la "felicidad" a las cosas materiales.

Fuente:
Facebook Grupo Trascendencia.

miércoles, 2 de mayo de 2018

El camino hacia la paz interior


Por José Manuel Martínez Sánchez.- 

La verdad está siempre disponible ante nuestros ojos, pero en muchas ocasiones no somos capaces de verlo. Es como si dejaran un tesoro ahí enfrente y estuviéramos mirando hacia todos lados, buscando los rincones más recónditos e ignorando lo más obvio. Hemos optado por un sistema de vida que hace complejo lo simple y cree que es el camino adecuado para llegar a algún sitio. Pero realmente ese es el gran error, creer continuamente que hay que llegar a algún sitio, pensar siempre que hay que ser más, llegar a más, tener más, etc. Pero es un completo trasiego, de insatisfacción continua, pues cuando siempre se quiere más, aún teniendo mucho, siempre falta algo. Porque todo esto es a nivel externo.

A nivel interno, es realmente donde se halla la felicidad y la satisfacción plenas; y no es necesario tener, luchar, ganar… Es precisamente un camino para despojarse de todo, para vaciarse de lo externo, para caminar descalzos sin destino necesario. Ese es el camino interno, el camino del amor, aquel que sólo mira al presente y a la vida y no continuamente motivado por la recompensa que traigan sus acciones. Sus acciones son la recompensa. Y también sus no acciones. La paz no se halla huyendo de lo desagradable y acercándose a lo agradable incesantemente. Es como viajar por el planeta continuamente buscando la luz del sol y evitando la noche. En esta vida hay día y noche, siempre. El ego tratará de aferrarse a algo. La paz ya no se inquieta, sabe que la vida trae frío y calor, y experimenta ambos, pero no se aferra. Ve partir el sol, abraza el amanecer, descansa en la medianoche… Acepta todo. No espera nada. 

El camino es la meta cuando éste es completamente amado. Hemos de desprogramar ese sistema ya caduco que nos insta continuamente a llenarnos de objetos externos para encontrar una felicidad que nunca llega. Hemos de despojarnos de todos los programas, de todos los condicionamientos que nos impiden vivir la fragancia de este momento como una totalidad de destino. Ese es el destino, es el camino, quedarse vacío, quedarse sin nada y descubrir la totalidad, lo absoluto. Y amarlo todo, verdaderamente, con el corazón abierto a todo cuanto surja. Es la vida… teniendo lugar. No te distraigas buscando en otro lado la tierra prometida. La promesa está aquí: Ámala ya. No tienes que hacer nada. Ese es el secreto. Quédate quieto y así el pájaro se posará en tu regazo e iniciará su melodía. Seguro que si escuchas ahora, estará sonando.

Fuente: 
Facebook Mindalia.com


domingo, 15 de abril de 2018

Meditar caminando...


Se dice que alguien preguntó al Buda:

“¿Qué es lo que tú y tus discípulos practican? Él respondió: “Nosotros nos sentamos, caminamos y comemos”. Entonces se le volvió a cuestionar: “Pero cualquiera puede sentarse, caminar y comer”. A lo cual el Buda contestó: “Nosotros, al sentarnos, somos conscientes de estar sentados, al caminar, somos conscientes de estar caminando y al comer, somos conscientes de estar comiendo...”


¿Cómo meditar caminando?

1. No propósito
Al caminar no te enfoques en ningún propósito en particular. Disfruta simplemente el hecho de caminar. Date el permiso de disfrutar y observar intensamente si ningún juicio a cada paso que des.

2. Desapego
Despréndete de tus preocupaciones y ansiedades mientras caminas. Al entrar en esta dinámica de caminar conscientemente, no hay cabida para ningún otro pensamiento que no sea el de estar atento al presente. Date permiso de simplemente caminar unos cuantos minutos simplemente por el hecho de caminar.

3. Sonríe como el Buda
Si dibujas una leve sonrisa en tu rostro tal como lo hacia el Buda mientras caminas, comenzarás a experimentar una profunda sensación de paz, serenidad y bienestar total. “Al sonreír todo tu ser se renueva y tu práctica se fortalece. No tengas miedo de sonreír.”

4. Respira conscientemente
Este es uno de los puntos más importantes de esta práctica. Respirar conscientemente significa estar presente en cada inhalación y en cada exhalación. Presta atención a tu respiración mientras caminas.

5. Cuenta tus pasos
Una buena ayuda al principio es contar los pasos cuando inhales y exhales. Si en el momento de tomar aire ya llevas 4 pasos, cuenta mentalmente del 1 al 4. Si al exhalar solo llevas 3 pasos cuenta del 1 al 3 sin intentar controlar o acompasar. Simplemente conviértete en un observador de tu respiración.

6. Gathas
También, en lugar de números puedes pronunciar palabras con el ritmo de tu respiración. Puedes seguir el ritmo por ejemplo con la palabra Aquí/Ahora. Si das cuatro pasos con la inhalación puedes decir con cada paso “aquí”, “aquí” , “aquí”, “aquí”. y en la exhalación: “ahora”, “ahora”, “ahora”, “ahora”,. Puedes utilizar cualquier palabra o frase que tenga sentido para ti. También las palabras Llegando/Casa. Siéntete libre de usar tu creatividad y usar palabras que resuenen dentro de ti.

7. Camina como un emperador
Date el permiso de caminar con seguridad como si fueras el soberano de este planeta. Que cada paso que des sea una afirmación o un mandato real hacia la Paz y la felicidad de la tierra.

8. Pasos de flor de loto
Visualiza que con cada paso que das en la tierra brota de ella una hermosa y radiante flor de loto o la flor de tu preferencia. Esta técnica en particular te parecerá extraña pero créeme que vale la pena intentarlo. El sentimiento de arraigo y plenitud de esta práctica esta más allá de las descripciones que pueda realizar.

9. Camina cuando estés enojado
En ocasiones cuando más necesitamos de estas herramientas es cuando más pretextos ponemos. “No estoy de humor para eso”, “cuando se me pase el enfado lo haré”. Sin embargo es en esos momentos en que más lo necesitamos. Es por esto que entre más practiques estas técnicas, más fácil si te hará hacer uso de ellas en el momento en que de más las necesites.

10. Aprovecha el momento
No existe el momento perfecto para caminar conscientemente. No te limites a programar “un espacio” para meditar caminando. Aunque lo ideal sería caminar por un sendero inspirador tomándonos el tiempo cada día para realizarlo, tu realidad puede ser muy diferente. Aprovecha cada momento del día para caminar conscientemente. Cuando estaciones tu coche camina hacia tu destino conscientemente. Cuando estés en la calle, de camino a la parada, en el centro comercial, simplemente recuerda sonreír y aprovecha el momento.

Fuente:
Fb Rincón del Tíbet.
    


sábado, 14 de abril de 2018

Me doy permiso...

  

Me doy permiso para separarme de personas que me maltraten, que me traten con brusquedad, presiones o violencia.

No acepto ni la brusquedad ni mucho menos la violencia aunque vengan de mis padres, pareja, hijos, de nadie. Las personas bruscas o violentas quedan ya, desde este mismo momento, fuera de mi vida. Soy un ser humano que trata con consideración y respeto a los demás. Merezco también consideración y respeto.

Me doy permiso para no obligarme a ser el alma de la fiesta, el que pone el entusiasmo en las situaciones, ni ser la persona que pone el calor humano en el hogar, la que está dispuesta al diálogo para resolver conflictos cuando los demás ni siquiera lo intentan. No he nacido para entretener y dar energía a los demás a costa de agotarme yo: no he nacido para estimularles con tal de que continúen a mi lado. Mi propia existencia, mi ser, ya es valioso. Si quieren continuar a mi lado deben aprender a valorarme. Mi presencia ya es suficiente: no he de agotarme haciendo más.

Me doy permiso para no tolerar exigencias desproporcionadas. No voy a cargar con responsabilidades que corresponden a otros y que tienen tendencia a desentenderse. Me doy permiso para no agotarme intentando ser una persona excelente. No soy perfecto, nadie es perfecto y la perfección es oprimente.

Asumo plenamente mi derecho a defenderme, a rechazar la hostilidad ajena, a no ser tan correcto como quieren; y asumo mi derecho a ponerles límites y barreras a algunas personas sin sentirme culpable. No he nacido para ser la víctima de nadie.

Me doy permiso para no estar esperando alabanzas, manifestaciones de ternura o la valoración de los otros. Me permito no sufrir angustia esperando una llamada de teléfono, una palabra amable o un gesto de consideración.

Me afirmo como una persona no adicta a la angustia. Soy yo quien me valoro, me acepto y me aprecio. No espero a que vengan esas consideraciones desde el exterior. Y no espero encerrado o recluido ni en casa, ni en un pequeño círculo de personas de las que depender. Al contrario de lo que me enseñaron en la infancia, la vida es una experiencia de abundancia. Empiezo por reconocer mis valores, y el resto vendrá solo. No espero de fuera.

Me doy permiso para no estar al día en muchas cuestiones de la vida: no necesito tanta información, tanto programa de ordenador, tanta película de cine, tanto periódico, tanto libro, tantas músicas. Decido no intentar absorber el exceso de información. Me permito no querer saberlo todo.

Me permito no aparentar que estoy al día en todo o en casi todo. Y me doy permiso para saborear las cosas de la vida que mi cuerpo y mi mente pueden asimilar con un ritmo tranquilo. Decido profundizar en todo cuanto ya tengo y soy. Con lo que soy es más que suficiente. Y aún sobra. Me doy el permiso más importante de todos: el de ser auténtico.

No me impongo soportar situaciones y convenciones sociales que agotan, que me disgustan o que no deseo. No me esfuerzo por complacer. Si intentan presionarme para que haga lo que mi cuerpo y mi mente no quieren hacer, me afirmo tranquila y firmemente diciendo que no. Es sencillo y liberador acostumbrarse a decir no.

Elijo lo que me da salud y vitalidad. Me hago más fuerte y más sereno cuando mis decisiones las expreso como forma de decir lo que yo quiero o no quiero, y no como forma de aceptar las elecciones de otros. No me justificaré: si estoy alegre, lo estoy; si estoy menos alegre, lo estoy; si un día señalado del calendario es socialmente obligatorio sentirse feliz, yo estaré como estaré.

Me permito estar tal como me sienta bien conmigo mismo y no como me ordenan las costumbres y los que me rodean: lo normal y lo anormal en mis estados emocionales lo establezco yo.

Autor:
Joaquín Argente

  

domingo, 18 de marzo de 2018

miércoles, 7 de marzo de 2018

Tu sombra...

Lo primero que has de amar.



Algún día, tal vez, termines por darte cuenta de que tu sombra es lo primero que has de amar:

La foto que borras.
El miedo que escondes.
El grito que ahogas.
La palabra que callas.
Las lágrimas que ocultas.
Los vicios que alimentas.
El desamor que disimulas.
La ira que rechazas.
El "NO" que rehúyes.
Los celos que te embargan.
La duda que te atormenta.
El pasado que te delata.

Cuando mires primero ahí y dejes de taparlo con papel de regalo, perdonándolo y aceptándolo tal como es, habrás  dado el paso definitivo hacia ti mismo.

Fuente fb:
Javier López
Almas Estelares

domingo, 25 de febrero de 2018

Elogio a las "ovejas negras de la familia"



Las llamadas "ovejas negras" de la familia son en realidad Buscadores natos de caminos de liberación para el árbol genealógico.

Aquellos miembros de un árbol que no se adaptan a las normas o tradiciones del Sistema Familiar, aquellos que desde pequeños buscaban constantemente revolucionar las creencias, yendo en contravía de los caminos marcados por las tradiciones familiares, aquellos criticados, juzgados e incluso rechazados, esos, por lo general son los llamados a liberar el árbol de historias repetitivas que frustran a generaciones enteras.

Las "ovejas negras", las que no se adaptan, las que gritan rebeldía, cumplen un papel básico dentro de cada sistema familiar, ellas reparan, desintoxican y crean una nueva y florecida rama en el árbol genealógico.

Gracias a estos miembros, nuestros árboles renuevan sus raíces. Su rebeldía es tierra fértil, su locura es agua que nutre, su terquedad es nuevo aire, su apasionamiento es fuego que vuelve a encender el corazón de los ancestros.

Incontables deseos reprimidos, sueños no realizados, talentos frustrados de nuestros ancestros, se manifiestan en la rebeldía de dichas ovejas negras buscando realizarse. El árbol genealógico, por inercia querrá seguir manteniendo el curso castrador y tóxico de su tronco, lo cual hace la tarea de nuestras ovejas una labor difícil y conflictiva.

Sin embargo, ¿quién traería nuevas flores a nuestro árbol si no fuera por ellas? ¿Quien crearía nuevas ramas? Sin ellas, los sueños no realizados de quienes sostienen el árbol generaciones atrás, morirían enterrados bajo sus propias raíces.

Querida consultante, eres una oveja negra, acéptalo, vívelo y disfrútalo con orgullo. Como oveja negra de tu árbol, se valiente y mantente. Aunque tu clan parezca estar en contra su clamor inconsciente te pide que continúes. Sé fuerte y lucha por contar tu propia historia.
Que nadie te haga dudar, cuida tu "rareza" como la flor más preciada de tu árbol. Eres el sueño realizado de todos tus ancestros.

¡Radical rebeldía en tu camino!
Gracias por el honor y el placer de nuestro encuentro.


Por:
Bitácora Astral
Fuente fb:
SER FELIZ es mi decisión
y Almas Estelares - Javier López.

martes, 13 de febrero de 2018

Nunca es tarde para volver



No importa cuánto tiempo te hayas "extraviado". No importa cuánto te hayas equivocado. Tampoco cuánto te hayas dejado seducir por el sistema, las relaciones conflictivas, la vida superficial, el sexo, las drogas (alcohol, cigarrillo), la vida social, los viajes, el dinero. No importa cuánto te hayas ocupado de los demás, olvidándote de ti, o cuánto hayas ignorado a tu cuerpo y a tu corazón! nunca es tarde para volver al SER.

Jamás pongas tu atención en tus "errores". No te arrepientas DE NADA que hayas hecho, o hayas dejado de hacer. Debes saber que eres PERFECTO!. Todo "error" que cometas, no importa cuán grave sea, es tan sólo un producto de un programa. No te apropies de él, no creas que el "error" es tuyo. Los errores los comete el Ego, y el Ego NO ERES TU!.... Debes comprender esta abismal diferencia para no sentir culpa ni arrepentimientos jamás.

Cuenta la historia que un hombre se enteró donde estaba Buda con sus discípulos y fue a visitarlo. El quería ponerlo a prueba, a ver si en verdad estaba iluminado como decían. Entonces, se acercó a él y le escupió en la cara. Buda no tuvo reacción alguna. El hombre se marchó. Luego de un tiempo, arrepentido, volvió y le dijo "disculpéme maestro, fui un tonto", para lo que Buda respondió "no tienes que disculparte, pues no eras tú el que me escupió ni soy yo a quien escupiste". (No somos nuestro cuerpo)

No pierdas un sólo segundo en mirar al "pasado", sino que simplemente VUELVE AHORA AL SER. Si quieres reparar un "error," no hay mejor cosa que puedas hacer en tu vida que dedicarte a elevar tu propia frecuencia para acelerar tu evolución y eliminar cualquier karma negativo que se encuentre presente todavía en tu vida!... No le des tiempo a la mente para pensar y decir: "hubiera sido distinto”, o: “de haberlo sabido antes" o: "cómo pude haber hecho esto o aquello".
No importa si te equivocas debido a tu "ignorancia" y a la desconexión u olvido de lo que eres en esencia, pero sí importa que hagas todo lo que esté a tu alcance para no volver a cometer lo mismo! Allí empieza tu verdadera responsabilidad....

La vida es simple, y se torna difícil sólo cuando reina la intranquilidad en la mente y la ansiedad por querer a toda costa otra cosa distinta de la realidad presente. Somos todos seres maravillosos que tan sólo se han "extraviado" de su hogar. Debemos volver lo antes posible y no perder un segundo en tratar de comprender o cambiar lo que no se puede cambiar. Una vez que retomas el contacto con tu esencia y te dedicas a experimentar el gozo del Ser, las respuestas vendrán de manera natural y sin esfuerzo.

No les des ninguna importancia al factor tiempo, salvo para comprender lo valioso que es aprovecharlo. Si dedicaste tu vida a lo efímero, vuelve ahora al Ser. Si te ocupaste de ser madre olvidándote de ti, vuelve ahora. Si perdiste tu tiempo en relaciones malsanas, trabajos negativos o superficiales, profesiones que no te representaban en verdad; si viviste desde el Ego creyendo que ese eras tú, si no diste suficiente amor como deseabas… Sea lo que sea que haya ocurrido, vuelve al SER!! Y cuando digo "ahora", no me refiero a mañana o en esta nueva etapa de tu vida, sino en este mismo momento. AHORA MISMO. Ve a tu interior y refúgiate en tu corazón. Deja de hacer cualquier cosa que estés haciendo, y adéntrate en el YO. Sana al yo con el YO. Libera al yo con el YO.

Si no puedes hacerlo ya, organízate para que suceda apenas llegues a tu hogar. Espera el momento para encontrarte contigo mismo en silencio como esperarías ganar la lotería o encontrar el amor de tu vida, pues de hecho, tú eres el amor de tu vida. No dejes que nada ni nadie te distraiga. Apenas llegues, dile a tu familia "ahora no puedo, tengo primero algo muy importante que hacer". Entonces cierra todas las puertas del mundo exterior y dedícate a darte a ti mismo el amor, la paz y la felicidad que siempre buscaste y sigues buscando. De esta manera inundarás de luz tu corazón y luego esa luz desbordará hacia afuera. Contagiarás a tu familia, amigos, extraños, animales, plantas, y finalmente al mundo entero.

Si hay una sola cosa que debes comprender en toda tu existencia, es que tu felicidad, tu paz y tu libertad, dependen exclusivamente de cuánto tiempo por día dediques a estar a solas contigo mismo. Todos tus problemas se deben a que no practicas lo suficiente, a que no te das suficiente amor. Tus problemas con tus hijos, con tu pareja, con tu trabajo, con el dinero, con tu salud;  tu tristeza, tus miedos, tu bronca, tu estrés. Es producto de que te la pasas haciendo y haciendo, escapando, justificando, postergando……. y no le das tiempo al no-hacer. A tu sanación.

Vuelve ahora y comprobarás por tu propia experiencia que no es tarde. Siempre hay una solución. Todo se puede reparar, inclusive la "muerte" misma. Toda la oscuridad, el dolor acumulado de años, la amargura de la vida, las peores experiencias del pasado, ¡todas ellas desaparecerán con tan sólo cinco minutos de verdadera conexión con el Eterno!

Fuente Facebook:

SER FELIZ es mi decisión.

sábado, 10 de febrero de 2018

Los guías



 Casi todas las culturas del planeta creen en ángeles guardianes o espíritus protectores. ¿Ellos existen realmente?

—Efectivamente hay espíritus guardianes. Normalmente es alguien con quien has tenido un vínculo cercano anteriormente y que ahora está yendo a la 'escuela' [por decirlo así] en el plano espiritual. Ellos te están ayudando a atravesar tu periodo de aprendizaje y protegiéndote. Están cumpliendo su propia misión en el nivel espiritual.
—¿Les es asignada una determinada persona?
—Pueden elegir según sus propias afinidades. Ellos están contigo desde el día en que naces.
—Entonces no estás solo cuando entras en el cuerpo físico.
—Nadie está nunca solo. La soledad no es más que un muro con el que uno se separa de los demás seres. Siempre hay otros ahí para compartir la experiencia si derribamos nuestros propios muros y les permitimos ayudarnos.

Fragmento del libro de Dolores Cannon  "Between Death and Life".  (Conversación con un cliente en hipnosis).
Fuente: FB
Traducido y publicado por:  Almas Estelares - Javier López

Envío de hoy...